Gobierno de Santa Fe

La dote en Santa Fe colonial

La dote, uno de los tantos legados del derecho español en Santa Fe, era el caudal económico que la mujer debía aportar al matrimonio, con un doble propósito: por un lado su contribución al sostenimiento material del nuevo estado conyugal, y por otro su resguardo en caso de viudez o disolución del matrimonio, ya que la dote no pasaba a formar parte del patrimonio del marido. Se le entregaba al varón para que “aproveche de sus frutos” pero de disolverse el vínculo debía restituirla a la esposa. 


Por medio de la institución de la dote los padres o hermanos de la casadera entregaban al futuro marido los bienes, es decir, “dotaban” a su hija, lo cual, como afirma María Isabel Seoane, desde el punto de vista jurídico era un indicio de la profunda debilidad que la mujer tenía en la relación matrimonial. En los documentos analizados se enfatiza la necesidad de dotar a las mujeres para preservarlas de la miseria, desamparo y desprotección en la que quedarían de producirse el fallecimiento del marido, y en casos más excepcionales la disolución del vínculo matrimonial. 

 
En las escrituras de Santa Fe colonial encontramos varios ejemplos de cartas dotales, en las que padres o hermanos entregan la dote al futuro marido en nombre de sus hijas, asimismo se encuentran recibos dotales del marido hacia el padre de la mujer.