Gobierno de Santa Fe

LAS ENCOMIENDAS

Entre las atribuciones y poderes que recibian por parte del Rey de España los que se aventuraban en las tierras del Nuevo Mundo estaba el poder de repartir y encomendar indios cercanos a las poblaciones que se fundasen.
En el caso de Juan de Garay, recibe de parte de Martín Suárez de Toledo las facultades que le confería disponer de los “naturales” para trabajaran bajo órdenes de los españoles. La institución de la Encomienda consistía en atribuir a determinados particulares una cantidad de indios para realizar diferentes tipos de trabajos y oficios, a cambio de educarlos en la fe cristiana y de proveerles lo necesario para su vida. 

 
"y otro sí, en nombre de Su Majestad y del dicho gobernador y mío en su nombre, pueda repartir y encomendar y encomiende a los vecinos y pobladores del dicho puerto y pueblo todos los indios y generaciones a él comarcanas y en todo el distrito que se tiene de costumbre por mandado de Su Majestad, repartirlos y encomendarlos para que sirvan y contribuyan a todos los dichos vecinos y pobladores al tenor de las ordenanzas que en esta ciudad y provincias están hechas en nombre de Su Majestad por su gobernador y oficiales reales, a que me refiero, encargando como encargo al dicho Juan de Garay y a todos los dichos pobladores y vecinos el buen tratamiento, pacificación y conservación de los dichos indios naturales, su buena doctrina y enseñamiento en las cosas de nuestra Santa Fe católica, para que mediante la divina gracia vengan en conocimiento de ella y sean al gremio y unión de los fieles para que puedan salvar y gozar de la gloria para do fueron criados". 


Lamentablemente, esta institución derivó prontamente en abusos por parte de los españoles que provocaron las enfermedades y muerte de los aborígenes, así como que quedaran sometidos a una esclavitud de hecho.