Gobierno de Santa Fe

Tormentas, rayos y campanillas

Según relata Zapata Gollan en “Supersticiones y Amuletos”, las creencias populares dicen que a los rayos los atraen los espejos, la llama de las velas o de las lámparas, que entran en las casa por las corrientes de aire que se forman por puertas y ventanas abiertas en sentido contrario y también que los atrae el seibo, el algarrobo y el ombú. 


Por consiguiente de acuerdo con estas creencias, los días de tormenta, se toman las siguientes precauciones: se tapan los espejos, se apagan las velas y las lámparas, se cierran puertas y ventanas y no se guarece debajo de árboles que los atraigan. En Santa Fe se usaron campanillas bendecidas para conjurar el peligro de los rayos; en el testamento del Maestre de Campo Don Antonio de Vera y Mendoza, vecino de Santa Fe de la Vera Cruz, otorgado el 27 de octubre de 1733, consta que dejaba entre sus bienes “una campanilla consagrada de plata”. 


En las excavaciones en Santa Fe la Vieja también se encontraron campanillas en solares ocupados por viviendas de vecinos.